ACTUALIDAD Pegasus ya ha afectado a 50.000 smartphones de diversos colectivos

Pegasus ya ha afectado a 50.000 smartphones de diversos colectivos

Cada vez hay más programas que pretenden impactar en la información personal. Fuente: Canva

El programa ha impactado en los dispositivos con fines maliciosos

El software espía, Pegasus ha afectado a un total de 50.000 móviles de periodistas, activistas y políticos. La herramienta vinculada a la empresa NSO, de origen israelí, ha permitido acceder a una amplia base de datos a nivel mundial afectando también al control de los dispositivos de las víctimas así como el robo de su información personal.

La investigación realizada por medios como Forbidden Stories y Amnistía Internacional determina la infección de hasta 50.000 teléfonos pudiendo ser el objetivo principal del software israelí.  

Jakub Vavra, analista de amenazas móviles de Avast, concuerda en un comunicado que Pegasus es un software de acceso remoto con las capacidades de «spyware», lo que se traduce en un medio con el que se puede vigilar a distancia los dispositivos de las personas afectadas a través del micrófono o la cámara. Del mismo modo, este permite la captura de pantallas, el registro de las pulsaciones o bien extraer datos de los principales servicios de mensajería como WhatsApp, Facebook o Viber al igual que correos electrónicos y navegadores.

«Se utiliza solo en unos pocos individuos, aparentemente, con fines de vigilancia»

El mismo impacta en dispositivos Android e iOS mediante vulnerabilidades de día cero –un gran desconocido para los consumidores y los fabricantes- o a través de «spear pishing», un engaño para hacer clic en un enlace malicioso. Vavra subraya que Pegasus emplea el método de «zero-click», por el que se prescinde de la acción de instalar por parte del usuario.

También señala que «se utiliza como una herramienta muy selectiva», dado que el programa software «se utiliza solo en unos pocos individuos, aparentemente, con fines de vigilancia». Lo habitual en los «spywares» es extenderse para cosechar una mayor masa de datos personales.

 «La mínima propagación del software espía no lo hace menos peligroso, para cada individuo que está bajo vigilancia el alcance del daño a la privacidad es ciertamente muy alto», afirma Vavra. Un apunte que refuerza su testimonio, ha sido realizado por el responsable de WhatsApp, Will Cathcart, quien comenta que el software se utiliza para «cometer horribles abusos contra los derechos humanos en todo el mundo».


Facebook denunció a NSO el año pasado, empresa a la que acusa que infectar en 2019 una red de servidores de Estados Unidos para hackear cientos de ‘smartphones’ y espiar a unos 1.4000 objetivos a través de su servicio de mensajería WhatsApp.